COMPARTIENDO

Aquí te ofreceremos retazos de nuestra vida, testimonios de hermanas que comparten con nosotr@s su fe, su vida, y su misión... 




50 AÑOS DE VIDA RELIGIOSA
“Mi alma se regocija en el Señor”
Gracias Señor porque me has llamado, has fijado en mí tus ojos, me elegiste dese el seno materno para ser tuya en esta congregación en la que tu velas por ella con amor.
Santa Vicenta María te siguió abriéndonos camino, dejando huellas de amor y santidad de las que nos dio ejemplo para que vayamos tras de ti desde su carisma, llevando a las jóvenes hacia ti, trabajando por tu reino con nuestro esfuerzo cada día.
Gracias por todas las hermanas que han contribuido en mi formación, con las que he convivido, por mi comunidad de San Luis Potosí que en este día se ha esmerado en todo, cuidando de todos los detalles para que disfrutará  de este día.
Me ha alegrado mucho la presencia de mi familia, de las jóvenes que viven en nuestra casa, al igual que las ex residentes, colaboradores y amigos que me acompañaron.


Doy gracias a Dios por todo lo que me ha regalado a lo largo de estos 50 años
María Cecilia Miramontes Alvarado
Religiosa de María Inmaculada





Soy Geralyn... he nacido en Filipinas, en el seno de una familia religiosa  de la que he recibido una formación en valores humanos y cristianos, que con el paso de los años ha ido creciendo y madurando en mi vida...En el pueblo Filipino se vive valores  como al tolerancia y la paciencia siempre en defensa  de los derechos de los marginados y oprimidos. La religiosidad popular esta profundamente enraizada en este pueblo, aunque el rasgo que más le caracteriza es el amor a María, íntimamente unida a su Hijo Jesús.
Es en este ambiente dónde mi fe se ha ido desarrollando con el paso de los años. En ningún momento me ha faltado la orientación religiosa y acciones pastorales activas en mi época académica, lo cual ayudó a fortalecerla y sentir a Jesús como el Centro y el sentido de mi vida.... Cuando inicié la universidad, comencé a tener contacto con las Religiosas de Mª Inmaculada.

Colaboré en la casa como voluntaria, dando clases de inglés a un grupo de jóvenes empleadas de hogar, sin dejar por ello de participar en grupos de oración y retiros que fortalecían mi vida espiritual e impulsaba a dar una respuesta pronta y generosa a las inquietudes que en mi interior  surgían de cara a mi futuro...  Conocí más a fondo el carisma y la persona de Santa Vicenta María, a través de un libro sobre su vida y su obra, me entusiasmo conocer así la misión que llevó a cabo con las jóvenes y lo que la motivó... Jesús se me iba manifestando y me llamaba... me hablaba de seguirle e iba creando en mí la necesidad  de dar una respuesta pronta..

Tengo la certeza de que El me ama y que todo lo bueno sucedido en mi vida y lo que yo poseo  han sido regalos suyos. Le dije que sí. respondí a su llamada. ha habido temores, ¡claro que los ha habido...! pero el se las arregla para clarificarlos para dar la fuerza necesaria en cada momento, para que  Jesús lo sea Todo en mi vida. El amor experimentado me hizo capaz de escucharle, de ir de su mano y  ser para las jóvenes el apóstol que me pide que sea... y donde quiera que la Congregación me necesite, hoy en Roma, en la comunidad de Via Palestro terminando la formación teológica.

4 comentarios:

  1. Encomienda a Dios tus afanes que Él te sustentará
    Deja en Dios todos tus cuidados, todas tus preocupaciones, tus disgustos, tus contradicciones. A veces el silencio es bastante indiscreto, es como un crepúsculo donde se revela el mundo divino, pero también el mundo de nuestra agitación y alteración; pero no hay que entretenerse con ello; “el Señor te sustentará”. En el silencio se hace presente este barullo, pero también se disuelve y trasciende. Todo se puede diluir en el silencio.

    Deja en Dios todos tus cuidados, solamente él te sustenta y él es tu descanso.

    ResponderEliminar
  2. Mi vocación misionera


    Yo he tenido una sola juventud; y esa juventud me la jugué en favor de las misiones, de gentes que yo no conocía, de lugares entrañables, de familias sumamente bondadosas.

    ¿Cómo fue tu vocación?
    Semejante a la de Natanael, al cual, Felipe presentó a Jesús. Yo nací en Villava-Navarra. Allí, uno de mis obispos antecesores de nuestras misiones, fundó el Seminario Hispanoamericano de Misioneros Dominicos. Por otro lado, yo tenía un hermano (ocho años mayor que yo) dominico, que estudiaba en la escuela Apostólica de Villava. Fácil es comprender lo demás. Fui cautivado por los jóvenes que estudiaban, jugaban, reían y estaban contentos. La presencia de nuestros misioneros de la selva, ya ancianos, que llegaban y hablaban, relataban y contaban todas sus excepcionales experiencias misioneras llenaron mi alma de esa llamada que Dios me hacía a través de personas entrañables.

    ¿En qué ha cambiado a lo largo del tiempo?
    No sé si la pregunta se refiere al cambio de mi persona, al cambio de mi vocación o al cambio del momento actual. De cualquier forma, personalmente puedo afirmar que no ha habido cambio, ni en mí, ni en la misión, ni en el reto misionero. Analizando un poco mi vida, mis experiencias misioneras, mis vivencias personales, puedo decir que sigo con la ilusión de los primeros años. Yo he tenido una sola juventud; y esa juventud me la jugué en favor de las misiones, de gentes que yo no conocía, de lugares entrañables, de familias sumamente bondadosas. Después de estos 36 años de vida misionera, de los cuales 32 han sido en ejercicio episcopal, afirmo solemnemente que todo mereció la pena.

    ¿Cómo vives la llamada de Dios en tu trabajo/ocupación/ministerio actual?
    Vivo en el convento "San Valentín de Berriochoa" de Villava Navarra,donde me inicié a la edad de 11 años como "Apostólico". Vivo inmerso en nuestras misiones del Perú, atendiendo muchas de sus necesidades, consejos y oraciones. Vivo en la predicación, recorriendo los conventos, acudiendo a Ordenaciones sacerdotales-diaconales y a las confirmaciones que me solicitan. En este tiempo he podido dirigir Ejercicios espirituales a varios Monasterios Dominicanos de Vida Contemplativa, he tenido charlas y conferencias sobre nuestras misiones,y vivo en una comunidad de frailes donde siento su estima hacia mí y mi cariño hacia ellos. Estoy sumamente feliz.

    ¿Qué podrías decirle a alguien que se plantea su vocación?

    1) Que consulte esa decisión decisiva en su vida. La consulta debe ser lógicamente a dominicos en vida activa para que les explique qué la vida dominicana, rasgos fundamentales, Santo Domingo y su obra, la presencia dominicana en el mundo entero, la vocación intelectual, la predicación y la misión "ad gentes" (presencia de los misioneros dominicos en el mundo entero)

    2) Vivencia experimental en algún convento dominicano: práctica de la oración, vivencia de la liturgia de las Horas, armonía en la vida de comunidad....

    3) La vocación dominicana es tan asequible y admirable que abarca todos los ámbitos del evangelio y de la Iglesia. Es un auténtico reto y sólo pueden realizarlo los verdaderos entregados a esta hermosa causa.

    ¿Qué pregunta te harías a ti mismo?

    ¿He sido fiel? ¿He sido honrado? ¿He sido coherente? ¿He sido dominico? ¿He dedicado mis fuerzas en favor de los más necesitados?


    Fr. Juan José Larrañeta Olleta
    Convento San Valentín de Berrio Ochoa, Villava

    ResponderEliminar
  3. SE POSA EN TU HOMBRO


    LA FELICIDAD ES UNA MARIPOSA
    «La felicidad es una mariposa», dijo el Maestro. «Si la persigues, se escapa. Si te sientas y esperas tranquilamente, se posa en tu hombro».
    «Entonces, ¿qué debo hacer para alcanzar la felicidad?»
    «Dejar de perseguirla».
    «¿Y no puedo hacer nada más?»
    «Sí. Puedes tratar de sentarte y esperar tranquilamente... ¡si te atreves!»


    NO HABÍA MÁS QUE UNA ROSA


    EXTRAÑA ROSALEDA
    El Gobernador anunció que iba a ir al monasterio para visitar su jardín, cubierto de exóticas rosas.
    Cuando llegó, descubrió que no había más que una rosa. Al enterarse de que había sido el Maestro quien había hecho cortar todas las demás, quiso saber por qué había obrado de aquel modo.
    Y el Maestro le dijo: «Porque, si hubiera dejado todas las rosas, tú no habrías visto ni siquiera una».
    Y, tras una breve pausa, añadió: «Tú estás acostumbrado a las multitudes, mi querido amigo. Pero ¿puedes decirme cuándo has visto por última vez a una persona?»


    MEJOR CON UN POCO MÁS DE ROSA


    PUESTA DE SOL EN EL MAR
    Cuando el Maestro oía decir a alguien: «Me gustaría mucho más mi mujer si fuese de otra manera», solía contar lo que le ocurrió a él un día mientras contemplaba una puesta de sol en el mar.
    «¿No es precioso?», le dijo entusiasmado a una pasajera que se encontraba junto a él apoyada en la barandilla.
    «Sí», dijo de mala gana la mujer. «Pero ¿no cree usted que estaría mejor con un poco más de rosa a la izquierda?»
    «Todo el mundo», dijo el Maestro, «te resulta encantador cuando prescindes de las expectativas que te habías forjado sobre cómo deberían ser».


    SE LE OCURRIÓ LA IDEA DE GRABAR LOS CUENTOS


    LEER UN CUENTO A LA HIJA
    Para explicar cómo lo que busca la mayoría de la gente no es el gozo de la conciencia y la actividad, sino el consuelo del amor y la aprobación, el Maestro refirió una anécdota de los tiempos en los que cada noche, antes de dormirse, su hija más pequeña le pedía que le leyera un cuento de los muchos que contenía un libro que le habían regalado.
    Un día se le ocurrió la idea de grabar los cuentos en una cinta magnetofónica. La niña no tardó en aprender a manejar el magnetófono, y todo resultó estupendamente durante unos cuantos días, hasta que una noche la niña puso el libro en manos de su padre y le pidió que le leyera un cuento.
    «Pero, tesoro», dijo el Maestro, «ahora ya sabes cómo se maneja el magnetófono...»
    «Sí», respondió ella, «pero no puedo sentarme en sus rodillas».

    ResponderEliminar
  4. Dios es todo Amor para aquel que se deja encontrar por El . Y nada más hace falta.

    ResponderEliminar