¿Qué es el noviciado?

Aquí os dejamos esta genial idea de  los jesuitas, que
con mucho humor, nos presentan las claves fundamentales para entender lo que es y significa el noviciado.
Enlace para ver el vídeo

Compartiendo

Retazos de Vida


Mirar, este es uno de los grandes misterios de nuestra vida.... mirar el mundo, mirar a las personas, mirar la vida.... mirar y ver y contemplar ...

Veo y escucho tanta vida, tantos rostros, tantas historias que buscan un final mejor, una esperanza, un poco de luz,  paz, acogida, descanso.... Contemplo vidas que engendran vidas, sin saber si quiera que es lo que esto significa, lo que esto conlleva.... veo jóvenes que buscan desesperadamente  amor, alguien que les quiera, algún abrazo...

Miro y veo personas con brújulas ya desgastadas por el tiempo y por la vida, cada vez con más preguntas y vaciándose de respuestas. Miro a mi alrededor y veo manos que desean ser acariciadas ,miradas que buscan esperanza, oídos que necesitan una palabra de Verdad, de Bondad ... no necesitan ideologías, esquemas de pensamiento, disertaciones, respuestas aprendidas....

Veo  la vida que se derrama cada día sin casi ser notada, el tiempo que se desgasta sin ni siquiera ser percibido....y así la vida sigue. Mañana podremos contemplar  otras mil historias, con otros rostros, otros nombres, otras tierras sagradas con sed de Ti ...
Ésta es la vida en abundancia que contemplo cada día, la que me lastima, la que me alegra, la que  me desestabiliza y me interroga, me sobrecoge y me estremece... la vida que nace a borbotones sin poder ser contenida.

Me contemplo... en mí se suceden las preguntas sin respuestas, las inquietudes, las preocupaciones.... mi brújula no está gastada por el tiempo, pero está endurecida de no usarla... es más fácil dejarse guiar por la brújula de otros, es más cómodo no aprender a usar la propia brújula, esa que nos marca nuestro único e irrepetible camino, ese camino que nadie conoce y que nadie caminará...Pero mi brújula sigue queriendo ser escuchada, es ahí en el  interior, donde Tú habitas, donde Tú me esperas... en el silencio, en la duda, en la inseguridad ...

Los días pasan, casi sin sentir y van construyendo la vida, mi vida... renglones torcidos, historias compartidas, miradas encontradas, palabras no pronunciadas, abrazos huidizos, silencios elocuentes, lagrimas derramadas, despedidas que desnudan... un día y otro... y Tú que te entrega, te comparte, me esperas, me llamas... Tú siempre Tú... Estas en  la Vida que sale a mi encuentro, en la Palabra que busca mis entrañas, en la Misericordia que quiere ser engendrada, en la Alegría que nace de la entrega, en la paz dada a luz en la coherencia, en la Esperanza fortalecida en la prueba .... un día y otro, un día y otro...

Pasa la vida, y nuestras vidas se encuentran, se enlacen, se entrecruzan, nuestras historias se unen, se revelan, nuestros dolores se acompañan, nuestras esperanzas crecen al calor de tu Esperanza... Nuestras muertes nos desatan, nos liberan, nos amenazan de resurrección y nos recuerdan sin nosotras quererlo, el milagro de la fragilidad, la ternura que nos espera en la pobreza, en el despojo...  la humildad de la vida entregada desde el silencio de la sonrisa y la acogida del Misterio ...

Y la soledad donde Tú habitas, nuestra amiga y compañera, se hace fuerte, fuerte en el dolor, fuerte en la muerte...  y la vida, nuestra vida, Tu vida,  crece al calor del amor y del dolor... aceptando nuestra finitud con sed de infinito... un día y otro... 

Olalla González, RMI